El Plan PIMA Transporte, la línea de financiación para la compra de vehículos de transporte (camiones y autobuses), cuenta este año con una dotación de 1.200 millones de euros frente a los 900 millones del pasado año. Del total de esta cantidad, la mitad son aportados por el Banco europeo de Inversiones (BEI) y la otra mitad por las entidades financieras acogidas al Pla (Bco Popular, BBVA, ICO, Banco Sabadell y Banco Santander).
A pesar de estar ya en el último tramo del año, ha habido que esperar al 19 de octubre, a que se produjera el acto de ratificación del contrato de financiación entre el BEI y las citadas cinco entidades financieras, con la presencia del ministro de Fomento, Rafael Catalá, de la ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel Garcia Tejerina, del vicepresidente del BEI, Román Escolano, y de representantes de las entidades financieras y de las asociaciones de transportistas más representativas.
Desde Fenadismer no dudan en apuntar que con la puesta en marcha del Plan Pima Transporte “se ayudará a reactivar el mercado de vehículos industriales, con el objetivo de conseguir matricular más de 27.000 unidades en este año 2016, lo que supondrá un incremento de 20% de vehículos vendidos respecto de 2015″.