La Dirección General de Tráfico (DGT) ha comenzado a realizar inspecciones técnicas en carretera a vehículos destinados al transporte de mercancías. Se realizarán, aproximadamente, 12.000 inspecciones en carretera anuales. Este servicio de inspección se llevará a cabo a través de cinco unidades móviles de ITV que se desplazarán por todo el territorio ámbito DGT.

Según la propia DGT, el objetivo de estos controles es mejorar las condiciones de seguridad de los vehículos industriales que circulan por nuestras carreteras, con independencia del estado de su matriculación. El organismo recuerda datos ofrecidos por la Unión Europea, que indican que en el 2015 el 9% de las furgonetas y el 4% de los camiones de más de 3.500 kg implicados en accidentes con víctimas en vías interurbanas tenían la ITV caducada en el momento del accidente. El informe de la UE asegura que el 6% de los accidentes de tráfico se deben a fallos técnicos que en muchos casos podrían evitarse con un correcto mantenimiento del vehículo.

Los controles serán realizados por los agentes de Tráfico de la Guardia Civil que son los encargados de parar a los vehículos para que posteriormente personal autorizado y acreditado realice las correspondientes inspecciones.

La DGT recuerda que la Ley de Seguridad Vial detalla que las deficiencias en el mantenimiento de los vehículos pueden ser consideradas infracciones graves, sancionadas con 200 euros de multa, o muy graves, sancionadas con 500 euros. Además, se podrá  inmovilizar el vehículo en el caso de deficiencias graves -frenos, neumáticos, suspensión-, hasta la reparación de las mismas y con la obligación posterior de someter el vehículo a comprobación en una estación ITV fija.

En el año 2015, el 23% de los camiones presentados a la inspección técnica periódica (ITV) obtuvieron el resultado de desfavorable.