Se acercan las fiestas de navidad y llega el momento de descansar en familia. Apetecen buenas películas. Y si bien es cierto que el mundo del transporte por carretera no ha sido nunca un tema demasiado bien tratado en la gran pantalla y en la literatura, sí que hay unas cuántas joyas que vale la pena conocer.

El salario del miedo (1953)

Dirigida por Henri-Georges Clouzot y protagonizada por Yves Montand, se trata de todo un clásico que llegó a ganar la Palma de Oro del Festival de Cannes y el Oso de Oro del de Berlín. Es una película de aventuras que cuenta las peripecias de un grupo de conductores que transportan una carga de nitroglicerina por las terribles carreteras de un país latinoamericano. La peligrosidad de la carga, y la tensión que genera, crea un ambiente opresivo muy poco recomendable para la conducción.

El diablo sobre ruedas (The Duel, 1971)

Steven Spielberg debutó nada más y nada menos que con una película sobre camioneros. Rodada para televisión,  El diablo sobre ruedas, es una historia de suspense en la que el camionero es el malo. La historia empieza cuando un hombre de negocios adelanta con su coche a un viejo camión cisterna. A partir de ese momento, su viaje se convierte en una pesadilla de persecuciones, acoso y desesperación.

Convoy (1978)

Otro de los grandes del cine, en este caso Sam Pekinpah, cuenta una historia muy lejos de sus violentas Grupo Salvaje o Perro de Paja. En esta ocasión, unos camioneros forman una larguísima caravana para protestar por la detención de unos de sus compañeros. La película está protagonizada por Kris Kristofferson.

Y si no, nos enfadamos (1974)

Ellos dos no podían faltar. Una pareja mítica de la comedia de los años setenta, los italianos Terence Hill y Bud Spencer, se subieron a un camión tanto en esta película, uno de sus mayores éxitos, como en la menos conocida Dos super super esbirros (1983). La diversión, mamporros y un ideal de justicia poética, impregna la obra como tantas otras del duo.

Guantanamera (1995)

Y de una película de gran público a una de culto, la que rodó Tomás Gutiérrez Alea teniendo como actor al gran Jorge Perugorría. Ambos habían trabajado juntos en la mítica Fresa y Chocolate  y en esta ocasión se vuelven a juntar para ofrecernos esta particular y de culto road movie cubana en la que se nos cuenta un muy peculiar traslado de un cadáver.

Los caraduras (1977)

Podía una película en 1977 competir en la taquilla con la primera entrega de la serie Star Wars? Pues no solo pudo sino que en Los Caraduras Burt Reynolds le mantuvo el pulso a Han Solo y compañía en el papel de un duro de la carretera que tiene que transportar un tráiler lleno de cerveza.

Seis propuestas para pasar las largas sobremesas de las fiestas navideñas.

 

Redacción